miércoles, 20 de octubre de 2010

Carta a "El Mundo"

Madrid, 20 de octubre de 2010

Estimado D. Pedro J Ramírez,

Mi nombre es Mª del Carmen Iglesias de la Cruz. Soy Licenciada y Doctora en Farmacia por la Universidad de Alcalá, especialista en Fisiología Humana, Postdoctoral en la University of Pennsylvania (EEUU) y Profesora de Biología Celular e Histología en la Universidad Autónoma de Madrid. En referencia al Dominical publicado por su periódico el pasado domingo 17 de octubre de 2010, permítame apuntarle lo siguiente:

1.- Es una denigración para la mujer lactante el mismo título del artículo “Madre o vaca”, además de ofensivas las imágenes que lo ilustran. Sepa usted que tanto los seres humanos como los rumiantes pertenecemos a la clase de los mamíferos (Taxonomía básica), pero no somos iguales. ¿O es que ustedes también dudan de si está viendo una vaca cuando ve a una perra amamantar, o a un delfín, o una oveja? La misma equivocación podría darse entre otros dos mamíferos: sus periodistas y las ratas, ambos mamíferos pero sin nada que ver ¿o sí?

2.- Como experta en Fisiología Humana, déjeme darle unos pequeños apuntes sobre cómo funciona el riñón de los seres vivos (ya entenderá por qué hablo del riñón más adelante). Pues bien, básicamente el riñón se encarga de filtrar la sangre de “deshechos” formando así la orina. En la sangre que no se filtra permanecen moléculas de alto valor biológico, por ejemplo, las proteínas, algunas vitaminas, etc. Cuando una persona tiene muchas más sustancias que han de filtrarse, el riñón recibe un sobre-esfuerzo, que generalmente culmina en una insuficiencia renal. Pues bien, la leche de vaca, la que maman los terneros, es mucho más hiperproteica (mayor contenido en proteínas) que la leche humana. Esto es así por las evidentes diferencias en tamaño y, por lo tanto, en necesidades nutricionales, entre los terneros y los bebés humanos. Las leches artificiales “aptas para consumo humano”, son eso, aptas, no óptimas. El proceso de elaboración de estas leches incluye la deshidratación y una des-proteinización, además de otros procesos. La cantidad de proteínas que se consigue eliminar es determinada, de manera que la fórmula final sigue siendo altamente proteica respecto a la leche humana. Así, los riñones de los bebés humanos alimentados con leche de vaca artificial, deshidratada y desproteinizada, trabajan considerablemente más de lo normal, forzando así su función. No es sano ni bueno en ningún sentido hacer trabajar más a los riñones de bebés recién nacidos. Referencias bibliográficas de esta exposición (algo de lo que su artículo carece, por cierto), en revistas científicas de alto índice de impacto, revisadas por pares y con datos de investigación biomédica independiente: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1589309/pdf/brmedj01556-0034.pdf

3.- No existen en el mercado, ni probablemente existan jamás, leches artificiales con anticuerpos. Simplemente es inviable producir en masa leche artificial con anticuerpos humanos, necesarios para la maduración del sistema inmunitario del bebé. Como sabrá, o no, los niños humanos nacen fisiológicamente inmaduros, ya que es el “precio” que hay que pagar por la bipedestación (Trevathan, W.R. 1987. Human birth: An evolutionary perspective. Hawthorne, NY: Aldine DeGruyter). Me explico: nuestra especie, en condiciones biológicas normales, deberíamos tener un periodo gestacional más largo, para poder desarrollarnos por completo. Pero si creciésemos mucho más intraútero, sería imposible salir por donde salimos ya que nuestro canal del parto está evolutivamente más cerrado debido a la bipedestación. Ningún mamífero tiene ni el cuello del útero tan cerrado (para evitar que se nos caiga el feto mientras andamos debido a la gravedad) ni la pelvis tan estrecha como los seres humanos. El hecho de que tengamos que nacer a los 9 meses de gestación implica que nacemos con deficiencias fisiológicas importantes, pero no letales. Nacemos con los sistemas digestivo, nervioso, inmunológico y óseo inmaduros. Pero este hecho no supone mayor letalidad necesariamente, ya que la evolución es muy sabia y se cuenta con el apoyo materno que ofrecen las glándulas mamarias, órganos perfectamente funcionales en la inmensa mayoría de las hembras humanas (como lo son sus hígados, riñones y corazones, todos funcionales). La secreción láctea humana es absolutamente determinante para la maduración óptima en un tiempo óptimo de todos esos sistemas, como explico a continuación.
Sistema inmunológico: la leche materna contiene anticuerpos para proteger al bebé de infecciones, siendo además la única fuente posible de anticuerpos de los recién nacidos humanos (y demás especies). Los anticuerpos se absorben en el intestino del bebé por un proceso de transcitosis y en la parte superior de los tractos digestivo y respiratorio (laringe, faringe, esófago, fosas nasales). La absorción de hierro, importante para el correcto funcionamiento del sistema inmune, también es muy superior con la leche materna que con la artificial. Referencias:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17664905http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3305665?dopt=Abstract ; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2019919?dopt=Abstract; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17269587 .
En cuanto a la aparición de alergias en los bebés humanos, está científicamente probado que los niños amamantados presentan menos alergias que los niños alimentados con leche artificial: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3061316 ; como la penosamente habitual dermatitis atópica: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7564787 o el asma: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19227546 . Más controvertido es el estudio de un grupo de investigación de la University of Minnesota en EEUU, publicado en el Journal of the National Cancer Institute, en el cual se presentan evidencias científicas de que la lactancia materna reduce el riesgo de padecer leucemia infantil; y digo controvertido porque faltan datos epidemiológicos, no científicos: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10528028
Como dato curioso a nivel sociológico y cultural, le diré que cuando en mis clases a los alumnos de la Licenciatura de Bioquímica les indico que ninguna leche artificial contiene anticuerpos y que la única manera que tiene un bebé humano de inmunizarse en sus primeros meses es a través de la lactancia materna, todos se quedan asombrados, no dan crédito. Aun sabiendo que los anticuerpos han de conservarse en frío y nunca se ha visto leche artificial que se venda en frío. Una prueba año tras año de la desinformación reinante a este tema que tiene la sociedad.
Sistema digestivo: la leche materna contiene proteínas y otras moléculas altamente específicas humanas para el desarrollo y la maduración de la flora intestinal. Este hecho también está en relación con el anterior punto, ya que el intestino necesita de una flora intestinal adecuada para que pueda ser una barrera efectiva contra gérmenes infecciosos (además de síntesis de vitamina K): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20450531; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20105662. Más relacionada con el sistema endocrino está la protección que ofrece la lactancia materna frente a la aparición y desarrollo de diabetes en la infancia: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16137119 
Sistema neurológico: mucho habría aquí que exponer sobre los beneficios de la lactancia materna sobre la maduración del sistema neurológico. Y en este caso particular, no sólo hablo de la leche materna, sino de la lactancia materna de manera integral, donde incluyo el famoso y demonizado vínculo materno, el apego madre-hijo (inmaduro, recordemos) y por supuesto la leche materna. Que los seres humanos recién nacidos necesitan apego procedente de una figura materna (madre o nodriza) es algo ya tan demostrado desde multitud de disciplinas (sociología, antropología, psicología, psiquiatría, pediatría, fisiología, etc.) que no hace falta que yo añada nada más, salvo quizá las referencias bibliográficas obligadas y pertinentes para que usted pueda comprobarlo:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9363425; http://www.prematuros.cl/cursos/cursolactanciapuertomontt/apegopinto.htm; http://ojana.wordpress.com/2010/07/30/eduardo-punset-la-crianza-y-el-bienestar-de-la-sociedad_el-abandono-del-bebe-en-la-cuna-es-comparable-al-desamor-en-el-adulto/  Además, la leche materna contiene aminoácidos específicos para cada momento del día (aprovecho para indicarle que la composición de la leche materna cambia a lo largo del día, de las semanas, los meses y los años, adaptándose específicamente a las demandas de cada lactante en particular. No me diga usted que eso no es biológicamente excelente, y que ser capaces de eso no es motivo de orgullo y satisfacción).
En este sentido, la leche materna precipita la maduración del sistema neurológico, puesto que ayuda a crear un correcto ritmo circadiano, y muy señor mío, créame cuando le digo que los niños amamantados y sanos duermen infinitamente mejor y más tiempo que los niños alimentados con leche de vaca deshidratada e hiperproteica, y sus mamás también. No hay que salir de la cama, no hay que despertarse del todo, no hay que preparar nada, simplemente hay que acercar el pecho a la boca de tu bebé y dejarle que beba, coma o se tranquilice. Nada tan fácil fue nunca tan beneficioso. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15384564 ;  http://jn.nutrition.org/cgi/content/abstract/122/9/1781
Sistema óseo: Está demostrado que la biodisponibilidad y absorción de calcio y fósforo (imprescindibles en la maduración para el sistema óseo y formación de tejido óseo) de la leche materna es mucho mayor que las de la leche artificial: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1603633
En definitiva, la leche materna es absolutamente fundamental para la maduración completa de los bebés humanos, y quien diga lo contrario, está mintiendo bien por ignorancia o bien por maldad.

4.- Soy una mujer trabajadora, como todas mis amigas que dan el pecho, como mi madre lo fue cuando me dio el pecho, como tantos cientos de miles de mujeres en España que dan el pecho, como tantos millones de mujeres en el mundo que dan el pecho. Y sí, yo me he extraído leche en mi trabajo porque podía. Y si no hubiera podido, tampoco hubiera dejado de dar el pecho, puesto que se puede mantener cualquier toma del día, porque siempre es buena por poca que sea. La glándula mamaria se adapta en su producción de secreción láctea a la demanda que hace el bebé mediante la succión efectiva.
Y sí, he visto mi carrera enlentecida. Ante esto, dos apuntes: 1) esto es precisamente lo que debemos cambiar, no dejar de dar el pecho. ¿Si te duele la cabeza te cortas la cabeza? Pues si tu carrera se resiente por dar el pecho, la solución no es dejar de dárselo, sino luchar contra esa injusticia. 2) mi carrera se ha enlentecido, sí, pero también se hubiera enlentecido si no hubiera dado el pecho, porque lo que ha afectado a mi carrera es la mismísima MATERNIDAD. A mi carrera, a mi vida, a mi familia, a mis valores, a mis prioridades, a mi ocio, a toda yo. Y así es como debe ser, porque un hijo no es una prenda de ropa, ni una película, ni algo que le pasa a otra persona. Cuando te pasa a ti, ha de afectarte en todas las facetas, has de vivirlo como lo que es, una de las experiencias más maravillosas del mundo, si no la más. Y puedo decir más, para muchos padres (sobre todo los que se implican en la crianza), la PATERNIDAD también les afecta de manera radical en su carrera y en sus vidas.

5.- Vayamos pues, rebatiendo punto por punto todas las “desventajas” de la lactancia materna que aparecen tan alegremente en el reportaje, sin ningún rigor científico, ninguna referencia bibliográfica ni ningún sentido común:
Puede acarrear problemas de salud para la madre como pechos obstruidos, pezones agrietados, candidiasis e incluso mastitis. Aumenta el riesgo por depresión post-parto debido a la falta de descanso de la madre: parafraseándoles a ustedes, la cosa quedaría así: La lactancia artificial puede acarrear problemas de salud para el bebé, como insuficiencia inmunológica, gastroenteritis recurrentes por falta de flora intestinal correctamente desarrollada, otros síndromes infecciosos del tipo de otitis, conjuntivitis, etc. e incluso el síndrome de estrés post-traumático debido a falta de apego con su madre. Aumenta el riesgo por depresión post-parto debido a la falta de descanso de la madre ya que ha de levantarse a preparar el biberón y dárselo como mínimo sentada, de manera que se despeja completamente cada vez que su hijo requiera alimento. Dando teta, a veces ni abres los ojos, levantas un brazo y barra libre para tu hijo.
La madre lactante debe ingerir 500 calorías extras al día, ya que la producción de leche implica un mayor esfuerzo metabólico. La mujer debe llevar una dieta muy completa, equilibrada y rica en vitaminas y ácido fólico: no hay absolutamente ningún estudio científico ni riguroso que apoye la primera afirmación de esta frase, sobre todo en mujeres bien alimentadas sanas. Más bien al contrario. Pero aunque así fuera, ¿qué hay de malo en ingerir 500 calorías más al día si se van a invertir en convertirlas milagrosamente en una secreción biológica y necesaria? Siempre quejándonos de que no podemos comer, y cuando podemos, no queremos, ni siquiera sabiendo que va destinado a alimentar a un hijo. Y respecto a la segunda frase, SIEMPRE habría que llevar una dieta muy completa, equilibrada y rica en vitaminas (el ácido fólico TAMBIÉN es una vitamina, ¿no lo sabían? Seguimos con la desinformación….).
Se debe vigilar la ingestión de cualquier tipo de medicamentos, ya que los componentes de algunos fármacos pasan a través de la leche: http://www.e-lactancia.org/. Página web del Servicio de Pediatría del Hospital de Denia (Alicante, España) dedicada a la compatibilidad de la lactancia materna con medicamentos y otros productos. Un rápido vistazo a esta magnífica página web y verán ustedes que la inmensa mayoría de los medicamentos son seguros durante la lactancia materna.
A las mujeres con trastornos como hipotiroidismo, enfermedades de los pechos, pezón plano o ausencia de leche les resultará muy complicado amamantar a sus hijos: Amamantar con hipotiroidismo: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-2265.1989.tb01283.x/abstract . Madres tratadas con medicación para el hipotiroidismo también pueden dar de mamar: ttp://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/108/3/776?maxtoshow=&HITS=10&hits=10&RESULTFORMAT=1&title=milk&andorexacttitle=and&andorexacttitleabs=and&andorexactfulltext=and&searchid=1093796056642_3090&stored_search=&FIRSTINDEX=0&sortspec=relevance&fdate=1/1/2001&tdate=12/31/2001&journalcode=pediatrics.
¿Enfermedades de los pechos? ¿a qué se refieren? ¿carcinomas? ¿mastectomías? ¿bultitos? A propósito, tanto con implantes de silicona como con mamoplastias reductoras, se puede amamantar: http://www.breastimplants4you.com/breast_feeding_complications.htm ; http://bfar.org/possible-reduction.shtml . Pezón plano: se soluciona inmediatamente con la succión inicial de cualquier bebé a término; y si es prematuro y no succiona bien, se compra una un extractor de pezones que lo único que hace es succionar un poquito para que salga el pezón y así facilitar el agarre del bebé a él. ¿Ausencia de leche? ¿se refieren a la rarísima enfermedad de la hipogalactia? Porque verdaderamente es muy rara. Todas las mujeres sanas poseemos glándulas mamarias con capacidad para producir leche, al igual que un páncreas que secreta insulina, un riñón que fabrica aldosterona, un hígado que metaboliza los hidratos de carbono con multitud de secreciones enzimáticas, etc. Las tetas funcionan, señores, y si no funcionan, significa que se está enferma.
Puede ser muy difícil de compaginar con la vida laboral. La leche puede extraerse y congelarse, pero es un procedimiento engorroso y hace que el niño se acostumbre al biberón y pueda rechazar el pecho: Insisto, tan difícil de compaginar con la vida laboral es la lactancia materna como lo son el gimnasio, el pádel, el ocio y mantener las amistades. Todo es cuestión de organizarse en la vida, para esto y para todo. Si se puede extraer leche en el lugar de trabajo, se hace, y si no se puede o no se quiere, se mantiene la lactancia materna con las tomas que se quieran. Les aseguro a ustedes que es perfectamente posible y, es más, llegar a casa y amamantar a tu bebé puede ser una excelente manera de reducir el estrés diario, tanto para la mamá como para el bebé. Respecto a acostumbrarse al biberón, los bebés alimentados con lactancia materna exclusiva durante sus primeros 4 meses de vida (duración de la baja maternal en España), no tienen problemas para diferenciar perfectamente el biberón del chupete y de la teta. Ellos saben muy bien, por puro instinto natural, que cuando se les ofrece pecho para comer, es infinitamente mejor y más reconfortante que el biberón. Recomendaciones del NIH (National Institutes of Health) de EE.UU. para las madres lactantes trabajadoras: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/news/fullstory_104184.html
Y respecto al perfil profesional y nivel de educación de las madres lactantes, aquí tiene usted un estudio, publicado en la revista científica Pediatrics (Publicación Oficial de la Academia Americana de Pediatría), donde uno de los datos que presenta, por ejemplo, es que las madres más altamente formadas deciden dar el pecho en un porcentaje muy superior a aquél de las madres con menos estudios (http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/123/6/e1017 ). Entre mis conocidas y amigas que damos el pecho, además de yo misma, hay Licenciadas en Arquitectura, en Ingeniería, en Ciencias Físicas, en Derecho, etc. Y les aseguro, a usted y a la Sra Carmen Machado, que somos tan profesionales como la que más, pero la diferencia es que afrontamos la maternidad como algo natural, no como un “impedimento” a nuestra carrera.
Deja únicamente en manos de la mujer la responsabilidad de la crianza. Si la mujer se queda en casa, el alejamiento del mundo laboral puede traerle dificultades al reincorporarse o para ser promocionada: De todos los argumentos, este sin duda es el más falaz. La crianza no es sólo la lactancia materna. El padre apoya, ayuda y se encarga de muchas cosas más relacionadas con la crianza de un hijo. Hablamos de juegos, higiene, ocio, paseos, caricias…tantas y tantas cosas que un padre puede y debe hacer. Pero señores, ellos no tienen glándulas mamarias productoras de leche humana, NO LAS TIENEN, así que, en principio, no están diseñados para alimentar a su bebé. Esto es un hecho, se asuma o no. Alimentar a un bebé humano con leche de vaca deshidratada e hiperproteica solamente para que el padre pueda participar en la alimentación de su hijo es una estupidez de tal calibre que atenta contra todo sentido común, además de una aberración biológica y fisiológica. Respecto al alejamiento del mundo laboral, desde luego es un tema recurrente en su artículo. Pero no por más repetido es más cierto. La baja maternal de 4 meses supone un alejamiento del mundo laboral tanto si se amamanta como si se da leche artificial. Por lo tanto las dificultades para la reincorporación al mundo laboral o para las promociones, las ocasionan los 4 meses de baja maternal, no la lactancia materna. Y en este sentido, ¿pasa la solución por no tener hijos? Este es otro debate, desde luego.
En definitiva, creo que ha quedado patente que todos los inconvenientes que la periodista ha reflejado en su artículo son opiniones, infundadas y subjetivas. De toda la falta de rigor periodístico y científico que se destila de este artículo, estas desventajas ilustradas son una muy buena muestra de que esta mujer no se ha preparado lo más mínimo en el tema que la ocupa.

6.- Respecto a la OMS, les recuerdo que son las siglas de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Es decir, las recomendaciones de la OMS están dictadas para favorecer la salud de la humanidad. Negar o poner en duda dichas recomendaciones, además de un claro atentado contra la salud pública, es un intento de desprestigiar a esta organización, lo cual me parece que habla por sí mismo. ¿Sabe la periodista más que la OMS? ¿Cómo se atreve a dudar de las recomendaciones que da la OMS? Es inaudito, y que usted apoye este artículo publicándolo, créame que tampoco le deja en muy buen lugar, ni humano ni profesional.

7.- SER AMAMANTADO ES UN DERECHO INALIENABLE DE TODO NIÑO. No lo digo yo, lo dijo afortunadamente UNICEF: http://www.unicef.cl/centrodoc/ficha.php?id=6. Como ejemplo, en el Estado
de Misissippi existe una ley, aprobada en 2006, que protege al bebe cuando quiere ser amamantado.
Esta ley da derecho a la madre a dar de mamar a su bebe en público y en cualquier lugar, y al bebé a ser amamantado cuando y donde quiera. Asimismo, todos los empleadores deben permitir que sus trabajadoras puedan extraerse la leche del pecho durante la jornada laboral, y las guarderías deben apoyar la práctica de dar de mamar al niño: http://msdh.ms.gov/msdhsite/_static/resources/2066.pdf . Existen muchos más ejemplos en todo el mundo que dan buena cuenta de lo importante que es mantener intacto ese derecho que tienen los niños a ser amamantados, y cuán injusto e injustificable resulta dejar de hacerlo sin una razón médica para ello.

8.- Apuntes menores: 1) En cuanto a las declaraciones de la abogada y periodista Lidia Falcón: afirma que las campañas a favor de la lactancia materna son falsas. Pues bien, mucho más falso es decir que lo mismo da alimentar a un bebé con lactancia materna que con lactancia artificial. Eso sí que es, desde un punto de vista médico, completamente falso, como se puede comprobar a lo largo de toda esta carta. Y nada tienen que ver los beneficios y derechos sociales de la mujer con amamantar, absolutamente nada señora. ¿Y dónde deja usted el derecho del niño o la niña a ser amamantado? ¿por debajo de los derechos sociales supuestamente vejados de las mujeres? En otro párrafo habla de ¿campañas a favor de la lactancia materna supuestamente científicas? No señora, campañas rigurosamente científicas ¡Estudie! ¿Que no se habla de la salud de la madre? Precisamente amamantar es lo mejor que puede hacer una madre por su salud en cuanto a osteoporosis (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8225744), desarrollo de diabetes (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20800156), aparición de brotes en enfermas de esclerosis múltiple (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19506118) e incluso riesgos cardiovasculares(http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19384111). 2) La lactancia materna no implica “volver a casa”. Se pongan ustedes como se pongan, lo quieran defender como sea, pero no, insisto, la lactancia materna no implica ni volver a casa, ni no trabajar, ni encargarse exclusivamente de la crianza de los hijos ni nada remotamente parecido. Doy fe yo y muchas más madres a lo largo y ancho de este planeta. 3) Respecto a las tallas que se alcanzan en diferentes lugares del mundo, y su intento de relacionarlas con la lactancia materna, la Sra Lidia Falcón establece una generalización con tan absoluta falta de criterio que realmente asusta. Vamos a ver, el resultado de la talla que alcanza una población, de media, es el resultado de multitud de factores: desde una alimentación correcta y equilibrada, hasta consideraciones genéticas poblacionales, pasando por diferentes estilos de vida de cada país. Decir que la población africana es más bajita que la europea, y que eso se debe a que toman más lactancia materna es una estupidez. ¿No será debido a una desnutrición, desgraciadamente generalizada, en África? Pero también podría decirle que los suecos, por ejemplo, son más altos que los españoles, y además que el porcentaje de madres que practican lactancia materna prolongada allí (con apoyos de agencias gubernamentales y empresarios y empleadores) es muy superior que en España. Si quiere, establezca usted misma la relación. 4) Por último, por qué no mencionar también que la lactancia materna ofrece enormes beneficios económicos (tanto a nivel familiar como macroeconómico –menor gasto sanitario para atender a lactantes enfermos-) y medioambientales (no genera residuos de ningún tipo), de manera que ayuda a la implantación del Desarrollo Sostenible.
Sin más que añadir, y agradeciéndole de antemano su interés, su tiempo y sus disculpas, reciba un muy cordial saludo.

Dra. Mª del Carmen Iglesias de la Cruz.

Si así lo sientes, puedes firmar y difundir esta carta, que será enviada el próximo 25 de octubre al director de "El Mundo" aquí: http://www.peticionpublica.es/?pi=madrelac
 

64 comentarios:

  1. Ana, las firmas "oficiales" son en el último enlace del post, en éste: http://www.peticionpublica.es/?pi=madrelac
    Muchas gracias por tu apoyo!

    ResponderEliminar
  2. Estupendísimo, Firmado y difundido...

    ResponderEliminar
  3. Firmo y ademas difundo por todos los medios a mi mano... aunque creo que precisamente es lo que el periodico queria con esta publicacion, que se hablara de ellos para bien o para mal, no quiero quedarme de brazos cruzados

    ResponderEliminar
  4. Se puede decir más alto pero no más claro. Muchas gracias por poner en palabras lo que muchas pensamos. Firmo y difundo, por supuesto.

    Un abrazo,

    Marta

    ResponderEliminar
  5. ¡Enhorabuena por esta carta!

    De parte de una madre trabajadora que lleva 19 meses amamantando a su hijo.

    ResponderEliminar
  6. Ole, ole y ole!!! Alguien que los ha sabido poner en el sitio que les corresponde.

    Un saludo, una mami trabajadora que le ha dado orgullosamente el pecho a su niña durante 24 maravillosos meses.

    ResponderEliminar
  7. Sólo quería hacer un apunte a tu carta. Yo tengo el pezón plano, en el hospital ya me pusieron pegas algunas enfermeras, algunas, me daban ánimos y pezoneras... Tu dices "Pezón plano: se soluciona inmediatamente con la succión inicial de cualquier bebé a término; y si es prematuro y no succiona bien, se compra una un extractor de pezones que lo único que hace es succionar un poquito para que salga el pezón y así facilitar el agarre del bebé a él"
    Bien, yo me compré pezoneras, extractores de leche, succionadores y un largo etc, no me sirvio para nada, el pezón seguí plano y mi hijo tenía hambre... Llamé a la liga de madres lactantes de Barcelona para que me ayudaran, y lo único que me dijeron es "no te sale el pezón y a penas sale leche, pero tu sigue dando el pecho que es muy bonito" si, es muy bonito, pero mi hijo perdia mucho peso, NADIE, supo ayudarme, NADIE, ni enfermeras ni la liga ni doctoras, todas madres, supieron darme un buen consejo o pautas para que yo pudiera, como siempre había querido, dar el pecho a mi hijo. Con lo cual opté por darle leche de formula, a los 2 meses. Mi hijo ha crecido estupendamente, esta sanisimo y nunca se ha puesto enfermo, no le han faltado vitaminas y nunca en un año y medio ha tenido infecciones ni fiebres, ni tos o mocos más de 4 días.

    Sólo queria apuntar esto, porque lo has afirmado rotundamente, y no, no es tan fácil, a mi no me resulto, eso que tu dices que se soluciona facilmente con la succión inicial.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Madre mia cuánta verdad junta!!!
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  9. Firmo y difundo
    Muchas gracias por tu esfuerzo!!!!

    ResponderEliminar
  10. soy mamá de un niño de 22 meses, trabajo de bióloga, sufro una enfermedad intestinal crónica, y sigo dando el pecho al peque. Hay que querer hacer las cosas, y todo sale estupendamente.
    Excelente reportaje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Urge, sin duda, una disculpa de El Mundo. Una carta muy rigurosa, yo también he firmado y pasado a mis contactos.

    Montse, te orientaron mal, eso nos puede pasar a cualquiera pero no siempre la culpa la tienen los demás. Quizás no supiste buscar la orientación adecuada y sin duda diste con profesionales que no supieron guiarte. Me sorprende que digas que le diste biberón a los dos meses, todo ese tiempo lo intentaste? a demanda? La lactancia nadie dijo que no fuera complicada pero tiene mucho de preparación y de información correcta. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Soy mamá, psicologa y amamanté a mi hija hasta las 18 meses. La verdad este artículo me ofendió en lo más ondo de mi ser. Como madre solo quiero lo mejor para mi hija y así como me cuidé durante el embarazo, realicé los controles necesarios, etc, una vez nacida continué brindandole lo mejor y eso fue mi leche, tuvo lactancia excluiva materna hasta los 6 meses y no le incorporé leche de vaca hasta el año. En mi país la baja materna es solo de 12 semanas, de todas formas me pude sacar sin problema leche en el trabajo y también en mi casa y provisionar el freezer para seguir dandole mi leche sin problema. Nunca tuvo problema de diferenciar la mema de la teta (¿usted se confundiría???), así que tomo mema sin problema mietras estaba con su padre o sus abuelas y la teta cuando estaba yo.
    Gracias por escribir una carta tan clara que pone en su lugar a esta gente, y también gracias porque al leerla también me siento reconocida por mis congéneres en algo que muchas veces pasa inadvertido y desapercibido.
    Carolina de Montevideo, Uruguay

    ResponderEliminar
  13. Yo también firmo!Mamá-loba de gemelos que han mamado hasta los dos años.
    Excelente reportaje.

    ResponderEliminar
  14. Necesitamos una Ministra de Sanidad como usted. Gracias por su aportación a conocimiento y la cultura.

    ResponderEliminar
  15. Hola!! mi niña tiene 13 meses y le doy pecho y espero poder seguir todo el tiempo que ella lo quiera... me ha encantado la carta... muchos datos ya los conocía, pero otros, no y me ha parecido muy interesante... Felicidades!!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Hola soy mamá de dos niños, el primero dejó voluntariamente el pecho a los 18 meses y la segunda sigue mamando a los 3 años. Trabajo como directora de un hotel familiar y me incorporé parcialmente al trabajo a los dos meses de nacer mis hijos. Practicamos el colecho y una crianza con mucho apego. Puedo afirmar que todo ello ha contribuido a que mis hijos tengan una muy buena salud fisica y sobretodo emocional.
    FIRMO POR TODO LO ESCRITO, Y GRACIAS Mª DEL CARMEN POR DECIR TANTAS VERDADES TAN BIEN EXPLICADAS. BRAVO!!!
    Cristina Lillo

    ResponderEliminar
  18. Firmo, como mamífera, que mamó y da de mamar, que soy.

    ResponderEliminar
  19. me quito el sombrero.
    Deberías hacerlo publico por algún medio para q llegue a a cuanta mas gente mejor. Felicidades.
    Universitaria, trabajadora, mamá de gemelos amamantados hasta los 3 años y dos meses y en exclusiva hasta los 6 meses.

    ResponderEliminar
  20. Gracias por molestarte en escribir esta carta.Te lo agradezco mucho.
    Soy madre de un niño de dos años que sigue mamando y que trabaja desde que terminé la baja maternal.Cuando leí el "reportaje" me sentí muy ofendida, muy enfadada,..., incluso triste, al ver que este tipo de "desinformación" llega a las manos de muchos lectores. Con tu carta se pueden aclarar muchísimas dudas y, yo creo, también callar muchas bocas¡¡¡¡¡¡¡¡
    Me la voy a imprimir y pegar en la nevera, por si alguien tiene intención de decirme que mi niño de dos años no puede tomar tetita¡¡¡¡¡¡que éso no puede ser bueno y que es puro-vicio¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  21. Sabes Mamen? se me saltan las lágrimas de leer tantos comentarios tan bien merecidos hacía ti.
    Me siento agradecida por esta acogida, por supuesto por tu carta.

    Gracias por tanto apoyo!

    ResponderEliminar
  22. Enhorabuena... un carta muy completa, muy bien documentada. Ahora mismo me paso a firmar y con tu permiso, te enlazo en mi blog.

    ResponderEliminar
  23. hola, Me llamo Ana, soy psicóloga infanto-juvenil.
    Me ha apasionado el artículo.
    Un abrazo a tod@s,
    Ana

    ResponderEliminar
  24. Firmado y difundido! Soy mujer profesionista, con doctorado y ademñas soy feminista (me dedico al estudio de la violencia en la pareja desde la perspectiva de género) y amamanto a mi hija de 2 años! que no nos vengan con que somos ignorantes o que no podemos desarrollarnos profesionalmente. Hay que dejar de echar la culpa a l@s niñ@s (y a la lactancia), cuando son los sistemas socio-económicos que impiden que una mujer gestando, de parto, post parto o criando tenga que aplazar sus planes profesionales! Amamantar es ante todo un PLACER y un derecho. Gracias por haberte tomado el tiempo de escribir la carta. Saludos!

    ResponderEliminar
  25. impresionante, una carta IMPRESIONANTE. :) me emocione con que comentara alguien de uruguay, porque se que aqui las condiciones de baja maternal son malisimas y que haya dado el pecho todo ese tiempo es simplemente genial ;) no soy madre, pero vi el link y TUVE QUE PASAR! ya habia visto el reportaje en El mundo y me parecio ridiculo, por lo que leer esta carta es genial, no creo que se disculpen publicamente como deberian, pero hay que difundir la carta para que al menos mas gente se informe. SUERTE!

    ResponderEliminar
  26. Maria del Carmen, has hecho lo que todas las personas deberíamos hacer: poner los puntos sobre las íes. Se habla de todo con una absoluta falta de criterio. Y en un tema tan importante, esa falta de criterio da miedo. Espero que te publiquen la carta. Me imagino que no lo harán, por una cuestión de espacio. Se merecería un reportaje entero en el próximo número del dominical de El Mundo (y de todos los periódicos). Y es que da gusto que una persona hable con tanta propiedad y encima de forma tan amena. Gracias.

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena por el tono y el contenido y muchas gracias.
    Creo que en nuestro país aún falta cultura del amamantamiento (porque es cultura, no incultura) y resulta triste que haya tantas mujeres que den el biberón desde el principio a su bebé. No me cabe duda de que en la gran mayoría de los casos es por falta de información, por una coquetería mal entendida y porque sus madres criaron, a menudo, con biberón a su vez.
    Testifico que, incluso en casos en los que ha habido tratamiento de cáncer de mama, siempre se puede amamantar, puesto que queda la otra mama sana.
    Creo que el feminismo no es copiar las maneras machistas sino, precisamente, honrar, respetar y reivindicar las necesidades de cada género y cada sexo. Claro que el hombre puede y debe participar en la crianza del bebé, e incluso puede darle el biberón, obviamente con la leche que se ha extraído la madre; no hace falta un preparado artificial. (Por cierto, no es necesario congelar la leche si se va a usar en un plazo de un par de días; basta con guardarla en la nevera. La congelación parece que afecta a los anticuerpos.)
    Creo que nos falta una política más respetuosa con los derechos del niño, de la madre y de la familia, que prolongue el período de baja maternal. En Bruselas se acaba de aprobar una iniciativa europea para que la baja sea de 20 semanas, pero parece que pasarán dos años antes de que esta medida se implante en la práctica. Aun así, creo que deberíamos aspirar a más.
    Por último, quiero traer un dato inspirador que viene de la izquierda sueca: si la baja por bebé se debiera tomar, por ley, tanto por la madre como por el padre, al 50%, la sociedad cambiaría inmediatamente, porque las repercusiones laborales para ambos géneros serían idénticas. Da qué pensar....

    ResponderEliminar
  28. Si es verdad que la lactancia artificial es tan perjudicial, debería haceerse una campaña sobre esto, es una pena que se tenga a la sociedad tan engañada y tantas familias estén arriesgando la salud de sus hijos por desconocimiento.

    Lo que no entiendo es tanta alegría en los comentarios por algo tan triste. Esperemos que la tecnología evolucione y se encuentren soluciones para facilitar la vida de las familias.

    ResponderEliminar
  29. estoy completamente de acuerdo, firmo y apoyo la lactancia materna

    ResponderEliminar
  30. Soy mamá, ingeniera, trabajo en jornada reducida y sigo amamantando a un niño de 27 meses.
    Gracias por este tiempo empleado en rebatir la sarta de mentidas del artículo del mundo

    ResponderEliminar
  31. Acabo de firmar y difundir tu carta, no podría decirse mejor.
    Firmado
    Anahí Mula
    Mujer, ingeniera, empresaria, amiga, madre de 4 hijas (2 últimas mellizas de 8 meses lactantes en exclusiva), esposa, hija, voluntaria de grupo de madres y un millón de cosas más PERO LO QUE NO SOY ES UNA VACA.

    ResponderEliminar
  32. Firmado, voy a difundir esta maravillosa carta. Bravo por tu escrito, no se podía razonar, argumentar mejor.

    ResponderEliminar
  33. Excelente carta.Que bueno que existe una mano,una mente y un corazon que conectan y transcriben la indignación perpeleja de muchas.Gracias!!

    ResponderEliminar
  34. Increíble: Dar la vuelta al mundo para re-descubrir el Mediterráneo. Hace muchos años ya Nestlé hubo de aceptar que no se podía seguir con la campaña de leches deshidratadas en África pues las aguas para reconstituirlas no son seguras. Muchos niños pagaron con sus vidas dos hechos: la campaña de Nestlé y haber nacido en ese continente.

    ResponderEliminar
  35. Lo rubrico sin ningún lugar a dudas. Ahora a ver si El Mundo tiene a bien rectificar.

    ResponderEliminar
  36. Gracias por tu carta. Fantástica argumentación.
    Firmada y difundida

    ResponderEliminar
  37. Excelente carta! quería firmar pero no me abre el link. Aunque ya la difundí.
    Una futura madre que proximamente va a amamantar.
    Libertad de Calderón. Sydney - Australia

    ResponderEliminar
  38. Claro que firmada y difundida, imaginen que aca en México la baja maternal es de 40 dias¡¡¡ anteriores al parto y 40 posteriores, muy muy poco tiempo. Aun asi, soy arquitecta y docente a nivel bachillerato, y mi hijo tiene 21 meses amamantado, y lo que nos falte. Felicidades y gracias por poner las palabras que muchas no encontramos para debatir este tipo de articulos tan indignantes

    ResponderEliminar
  39. Muy bueno. Yo amamante sólo 17 semanas porque con el estrés nada más empezar a trabajar se me fue la leche. El trabajo y amamantar hoy por hoy o es nada sencillo. Aún así, mi hija todavía no se ha puesto enferma ni tiene alergias. La lactancia siempre que sea posible es fundamental.

    ResponderEliminar
  40. Una carta excelente, más bien un articulo que le da mil vueltas a la caricatura de la lactancia que publican en el articulo. Soy secretaria de dirección de una multinacional, madre, ama de casa y esposa. Amamanto a mi hija de 17 meses y así seguiremos hasta que ella lo desee. Gracias a conocer en el embarazo a mi grupo de apoyo a la lactancia LACTANDO, hoy por hoy la lactancia materna ha sido el mejor regalo que he recibido en mi vida, nos ha otorgado otra perspetiva de la crianza y nos ha obsequiado con la felicidad de saber que seguir nuestros instintos naturales es el mejor de los caminos para unirnos a nuestros hijos y crecer como personas.

    ResponderEliminar
  41. Por no hablar de los países menos desarrollados en lso que se hicieron campañas agresivísimas de leches artificiales, regalándola en los hospitales incluso, hace años. Sólo que el agua a la que podían acceder para hacer la leche estaba contaminada...
    Gracias
    Soy una mamá adoptante (y de acogida temporal, ahora. A mi hija le encantaba mamar justo después del bibe; aunque mi pecho no llegó a dar leche, le encantaba (nos encataba) el contacto y la succión, se quedaba dormida de un modo...

    ResponderEliminar
  42. Gracias Doctora!!
    Necesitamos apoyo porque dentro de la sociedad hay presiones para dejar de dar pecho a un niño, incluso desde las consultas pediátricas.

    Soy Ingeniera Superior de Telecomunicaciones, trabajo y doy pecho a mi bebé de 15 meses a las 12 y a las 7 A.M. Le calma mucho y le ayuda a dormir.

    ResponderEliminar
  43. Soy madre de dos hijos, ya adolescentes ahora, y a pesar de que soy una DEFENSORA ACERRIMA DE LA LACTANCIA MATERNA, quisiera hacer una puntualización, y comentario: De mis dos hijos, el mayor nació prematuro y estuvo 39 días en neonatología, con lo cual a mí me retiraron la leche y al niño se le dio leche 'artificial'. Mi segunda hija nació a término, y todo salió muy normal,tuvo su lactancia materna durante los 4 primeros meses, porque no pude ser más...Los dos se han criado estupendamente, sin catarros ni infecciones importantes; pero curiosamente la chica tiene dermatitis atópica, y el chico es fuerte como un roble. Estoy de acuerdo en defender 'con uñas y dientes' la lactancia materna,sé que tiene muchíiiiisimas cosas buenas, pero también debo admitir que no todo es blanco o negro, que la genética, el entorno y los cuidados también influyen mucho en el crecimiento de los niños.

    ResponderEliminar
  44. Son madre de un chico de 15 años, aunque el tiempo pasa siempre muy rápido. Además de MADRE, También soy Licenciada en Biología, Máster en Dirección general de Empresas, directora de un grupo de consultores multinacionales y multilingües en una empresa de ámbito internacional, divorciada, ama de casa y cuidadora de animales.
    Muchas felicidades por la carta, Carmen... me ha encantado. Aunque hace 15 años las cosas eran bastante diferentes, no dudé un momento en amamantar a mi hijo durante la baja maternal, tanto por razones fisiológicas como por razones psicológicas: me parecía la mejor manera de cuidar a mi bebé de un modo global. Lamentablemente, mi trabajo era muy estresante y cuando me reincorporé al puesto la cantidad de leche me bajó tanto que casi fue imposible continuar la lactancia durante muchas semanas más.
    He intentado leer el artículo y no lo he conseguido... solo las referencias que se mencionan en la carta, pero simplemente por eso, creo que deberíamos conseguir una movilización clara al respecto. Parece imposible encontrar un número tan grande de argumentos estúpidos en un mismo artículo, por Dios. Por cierto, que me ha hecho recordad un comentario que escuché ayer en la televisión sobre una mujer que decía (no recuerdo el nombre) que “quería volver a ser madre para poder volver a experimentar la maternidad, que es lo más maravilloso....” Ni la experiencia de ser madre se circunscribe al momento del parto, ni la carrera profesional se ralentiza SOLO porque optes por la lactancia o faltes a tu puesto de trabajo durante un numero especifico de semanas. La carrera profesional se ralentiza... y esto desgraciadamente es un hecho claro, o por lo menos para mí lo ha sido, porque como Carmen decía, la maternidad consciente influye de un modo determinante en la re-priorización de nuestros objetivos, deseos y ambiciones. Mi carrera profesional se ha ralentizado de forma significativa, no tengo ninguna duda al respecto, pero se trata de una opción elegida por mí. Y este es el problema que hemos de resolver, no el de la lactancia... o la maternidad (a ver si algún/a descerebrado/a ahora afirma que no debemos tener hijos porque afecta a nuestra carrera profesional!!!!). En mi caso particular, he seguido evolucionando profesionalmente, siempre desde la perspectiva de poder estar cerca de mi hijo, de escucharle, de compartir parte de mi tiempo con él, de conocerle y de darle la oportunidad de que me conozca a mi también. Y como el padre de mi hijo, nunca se comprometió verdaderamente en este proyecto, esto ha supuesto la completa responsabilidad (para mí) en la crianza del muchacho. Y si, es verdad, no tengo tiempo de ponerme uñas postizas (ni ganas, la verdad), pero mi hijo es un adolescente sano y feliz, en realidad, todo lo feliz que un adolescente puede llegar a ser, está en el percentil 98% de altura (a pesar de haber mamado, señora Falcón) y somos muy felices juntos construyendo nuestro proyecto familiar.

    ResponderEliminar
  45. Creo conveniente opinar que la naturaleza es sabia, es ella y sólo ella la que decide si es bueno,Natural o no, comento mi propia experiencia: Mi madre al dar a luz, tuvo complicaciones en el parto total que se le inflamaron las mamas, producto de la infección no le quedó mas remedio que buscar una nodriza y me dio esta buena mujer de mamar,reconozco que no tuve buenas defensas pero no fue por las virtudes de la lactancia, sino por el excesivo celo de mis padres por los microbios y como s normal, tuve de todo tipo de enfermedades y tratamientos el último fue asma, que finalmente superé por la practica de artes marciales y ejercicios al aire libre. Ahora que soy padre he celebrado la lactancia de mis dos hijos y otra cosa que jueguen, se ensucien y que pillen algún catarro por que así mueven sus defensas. Ahí va mi pequeño aporte,Gracias.

    ResponderEliminar
  46. A ver un momentito. Soy hombre, ya sabéis, el culpable de todos vuestros males pasados, presentes y futuros, el ser despreciable que apenas puede encontrar tiempo para escribir esto entre tanto maltrato a todas las mujeres que encuentro en mi camino.
    PERO en este caso no podréis negar que a quien tenéis que enviar esta carta, que es estupenda, es a vuestras amigas que tanto os protegen, las feministas. Dejad en paz al director de El Mundo porque quien está montando toda esta historia son las organizaciones feministas. Así que SIN MIEDO (porque si a alguien les tienen miedo las feministas es a vosotras) se lo decías a ELLAS.

    ResponderEliminar
  47. El directorzuelo del periodicucho en cuestión es responsable de lo que se publica en su libelo y en última instancia quien se beneficia de su tirada. Así que algo tendrá que ver con todo esto y bien merecido tiene que le salpique este rapapolvo. Así que dejen que la señora arremeta contra quien le plazca que razones no le faltan, pues bien expuestas quedan.

    También se puede ser hombre y que a uno le encante la carta, como es mi caso.

    ResponderEliminar
  48. Excelente carta Doctora y Mamá lactante!
    Ya he firmado y divulgaré su carta en mi blog:
    http://www.porunabuenavida.com

    ResponderEliminar
  49. Soy padre de 2 niñas de 24 meses la mayor y nueve dias la pequeña. Ariadna se desteto con 19 meses y ya veremos cuando lo hace Greta. No puedo sentirmemas pleno ni mas satifescho en mi papel de padre; he porteado, paseado, cocinado, limpiado, dejar de salir con los amigos, apoyado a mi pareja en los momentos de bajon, limpiado y montado pañales de tela, dejado de ir al cine, de leer, de escuchar musica... y no veo el sacrificio porningun lado. Solo veo recompensas. Suponia que esto, pero en mayor medida es lo que deberia pasarla a unamadre, lo de la recompensa, quiero decir, pero parece ser que no es asi. Si cambiar tu estilo de vida, perder vida social, no evolucionar en el trabajo, etc. supone un esfuerzo, no se por que se tienenhijos. Por costumbre? mama+ amar =amar. Pablo

    ResponderEliminar
  50. Soy el hombre de antes = culpable de todos los males, etc.

    A mí me ENCANTA la carta. Mi mujer dio lactancia materna a una hija hasta los dos años y a otra casi hasta los tres. Yo ayudé en lo que pude. Aparte, está en una asociación para el fomento de la lactancia materna y la apoyo en lo que puedo.

    No conozco ningún hombre al que le importe demasiado si las mujeres dan de mamar o no. Somos unos maltratadores natos y una escoria social, pero en este caso concreto no somos los que hemos armado este lío. Me reafirmo que quien lo ha montado son las feministas, una vez más. Esta es una guerra entre mujeres, de las cuales unas tienen de momento acceso a medios y a subvenciones públicas millonarias, y otras subsisten en pequeñas asociaciones sin apenas ayuda, para reivindicar su ser de mujeres. No hay mayor triunfo del machismo que ver cómo las defensoras oficiales de las mujeres ven el mundo desde el prisma masculino.

    La carta, a las feministas, si os atrevéis.

    ResponderEliminar
  51. Lactancia, un regalo para toda la vida.
    Enhorabuena por semejante disertación.
    Enhorabuena Carmen
    Silvia, Miquel y el pequeño Pau.

    ResponderEliminar
  52. Hola soy Mexicana, madre de 2 hijas hermosas, joven con apenas 24 años y amamanto ala mas pequeña que apenas tiene 5 meses, soy tallerista, cuenta cuentos, no tengo un titulo profecional, y apesar de que me he encontrado con medicos Ignorantes con respecto a la lactancia no he dejado de amamantar a mis hijas, es lo mas importante y enrriquecedor que puedo darles a mis pequeñas....por sierto me justaria publicar esta carta en mi blog, es importante checar que en latinoamerica se esta creando una corriente muy fuerte a favor de la lacrancia materna exclusiva y que mejor esta carta para entender los grandes beneficios de amamantar a nuestros bebes.
    Alejandra L Santiago.

    ResponderEliminar
  53. a mi la lactancia materna me parece estupendo, estoy de acuerdo en todo lo que dices, pero por favor , cuando salgo a cenar un solomillo, lo último que me apetece ver, por muy natural que sea, es a una madre con un niño de dos años y con dientes enganchado a su teta, hay sitios y sitios . Soy madre y he tenido también bebes y para mí esa visión no es agradable, ( al igual que no lo es ver cambiar la caquita de un niño cuando ceno y es también de lo más natural) un poco de respeto por ambas partes.
    PD ¿tengo que poner mis títulos ( que tengo y varios) académicos como presentación?
    Saludos Rosa

    ResponderEliminar
  54. Enhora buena por esa carta de parte de una mama que ha amamantado 14 meses a sua hija mayor y ya vamos por los 22 meses con mi pequeño y que seguira amamantando hasta q el desee dejarlo.
    Un abrazo ,Carmen.

    ResponderEliminar
  55. Ahora he encontrado este enlace. En su día ya firmé la carta. Enhorabuena por escribir con tanta sangre fría lo que a muchas no nos salía (además muchas no teníamos todos esos datos).

    Respecto al comentario de Rocío, yo también pido otra cosa: Cuando salgo a cenar a un restaurante, me molesta mucho:
    -La gente que grita
    -La gente que se pone un palillo en la boca
    -La gente que parece tenerle alergia al agua.
    -La gente que come cosas excesivamente olorosas y que ese olor llega hasta mi nariz.
    Por favor, todos esos, absténganse también de ir a restaurantes, que aquí somos todos muy quisquillosos y en vez de mirar a nuestro plato nos dedicamos a buscar si alguien hace algo que no nos gusta y le echamos.

    ResponderEliminar
  56. ¡Cuántas, cuantísimas bocas que callar con esta perfecta carta! ¡Lástima que llego tarde a la firma!
    Lo que está claro es que el bebé de la portada no ha probado teta. Esa cabezota delata. Vaya...

    ResponderEliminar